lunes, 13 de abril de 2009

TECNICA UNIVERSAL DE CEPILLADO


El cepillo se tomará con firmeza para facilitar los movimientos de la muñeca.


Los dientes de arriba se cepillarán por cada una de sus caras desde la encía (abarcando ésta) hacia abajo, efectuando el movimiento diez veces cada dos dientes.


Los dientes de abajo se cepillarán hacia arriba por cada una de sus caras, efectuando el movimiento diez veces cada dos dientes.

Los dientes anteriores (incisivos y caninos) en su parte interna (porción del paladar y porción que da a la lengua) se "barrerán" con el cepillo en posición vertical. En sus caras externas se cepillarán como se explicó en a y b.

Las caras masticatorias de los molares y premolares se cepillarán con un movimiento repetido de atrás hacia delante, o en forma circular.

Enjuagar bien la boca, de lo contrario los residuos que se has separado de los dientes volverán a depositarse sobre éstos.

Sostenga firmemente el cepillo, coloque las cerdas sobre las encías a un ángulo de 45 grados, gírelo en un movimiento rotatorio para cepillar la encía y las paredes laterales de los dientes hasta en borde. Aleje el cepillo y vuelva a colocarlo contra la encía, presione suavemente y repita el cepillado.

Continúe cepillando en grupos de dos dientes hasta limpiar perfectamente todas las superficies de los dientes que dan hacia fuera y pase a cepillar las caras que dan al paladar, con los mismos movimientos rotatorios.

Cuando cepille los dientes del frente en sus caras palatinas use el cepillo en posición vertical para que las cerdas puedan limpiar correctamente, ya que por la curvatura de la dentadura, el cepillo no limpiaría adecuadamente si se usa en forma horizontal.

Después pasamos a cepillar los molares inferiores donde el movimiento de rotación se efectúa de abajo hacia arriba.

Continuamos cepillando las caras linguales de los molares inferiores.

No olvidemos al cepillar los dientes inferiores en sus caras linguales, que debemos ubicar el cepillo en forma vertical para que cepille adecuadamente.

Por último cepillaremos las caras oclusales (con las que masticamos), moviendo el cepillo de atrás hacia delante, firmemente. Siempre procuremos sostener el cepillo lo más cerca posible de las cerdas.

Se puede trabajar una técnica sencilla a la hora de realizar un cepillado:
· Primero se realiza movimientos ligeros de arriba hacia abajo.
· Segundo se procede a limpiar con movimientos circulares sobre superficies oclusoras.
· Tercero no se debe olvidar limpiar la lengua, y el resto de la superficie bucal.

Si se mantiene por lo menos esta pequeña técnica siempre se tendrá una sonrisa sana libre de cualquier bacteria o de restos alimenticios que la perjudiquen.

Se debe tener en cuenta también que al momento de realizar tu cepillado lo debes realizar de la manera más suave posible sin lastimar las encías, pues estos tejidos son parte esencial de la estructura dental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada